Lo que hago refleja lo que soy

0
43

Lo que hago refleja lo que soy

Pastor Gabriel Vargas (www.misioncasa.org)

De vez en cuando jugamos con mis hijos a las adivinanzas, a mi falta de creatividad siempre pregunto “¿Redondo es y gallina lo pone?”, me gusta observar la reacción de ellos al ver cómo van madurando cada año y como sus caras son tan expresivas respondiendo “Huevo”. ¿No tienes otra adivinanza Papá?, llevas diciendo esta por años y años y años.

Al pasar el tiempo y ver a mis hijos crecer en estatura, también analizó su manera de pensar y comportar en cada situación de la vida diaria. Yo conozco a mis hijos no sólo por lo que dicen sino por lo que hacen. Lo que para ellos fue una adivinanza difícil a una edad muy corta, ahora es obvia y simple. Su actitud ante las circunstancias me permite ver cómo padre, que hay en su corazón, que están madurando. De esa misma manera las personas pueden concluir quienes somos en nuestro comportamiento.

El Señor Jesucristo lo puso de esta manera “Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16)  ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? En criollo, sería “De una mata de mango, no puedes recoger limones”. Luego dos versículos más adelante explican un poco más claro a lo que se refería con lo de los frutos. (Mateo 7:17) Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.

Las personas pueden hablar bien de sí mismas, pero lo que hacen, la manera en que viven, como se comportan, lo que opinan sobre temas morales, refleja su verdadero ser.

Como padres de familia nuestro rol principal es el de proveer las herramientas necesarias a los hijos para que formen un carácter estructurado y asuman la responsabilidad de sus actos. De la misma manera Dios está enfocado en establecer los fundamentos necesarios a nuestro carácter para que el comportamiento refleje los principios que El estableció.

Nadie nace aprendido, por esto mismo encontramos en el Antiguo Testamento unas de las instrucciones más reveladoras por parte de Dios Padre, para formar un carácter firme y maduro en el hombre.

Deuteronomio 6:4-9 TLAD “¡Escucha, pueblo de Israel! Nuestro único Dios es el Dios de Israel. Ama a tu Dios con todo lo que piensas, con todo lo que eres y con todo lo que vales. Apréndete de memoria todas las enseñanzas que hoy te he dado, y repítelas a tus hijos a todas horas y en todo lugar: cuando estés en tu casa o en el camino, y cuando te levantes o cuando te acuestes. Escríbelas en tiras de cuero y átalas a tu brazo, y cuélgalas en tu frente. Escríbelas en la puerta de tu casa y en los portones de tu ciudad.